viernes, enero 15, 2016

Los olvidados del terremoto

Si. Fue hace mucho tiempo. el 13 de enero de 2001. La tierra tembló tan fuerte que muchas personas o cosas fueron tragadas, literalmente, por la tierra de la cordillera del Bálsamo. "La tierra espolvoreaba bajo mis pies, mientras me iba hundiendo poco a poca, quede hasta las rodillas de polvo" me contó un testigo que vive en esa cordillera.
A muchos les cayó su casita encima. Muchos almorzaban en ese momento, recuerdo cuando sacaron una abuelita y no soltaba su pedazo de queso de la mano, de hecho llego con el hasta el hospital.
En fin, las historias de ese momento fueron duras y muchas. Solo relatare una que los medios han olvidado, durante el momento del terremoto Adan Perez estaba en un camino vecinal, cerca de la finca San Pedro. Relata que el terremoto parecía eterno y que temió que un bordo le cayera encima, aunque el bordo resistió no pudo evitar quedarse medio enterrado en el polvo de la calle.
Cuando el temblor terminó no pensó en su casa, que precisamente si se había caído, sino en su esposa y sus hijos. Ellos estaban cortando café en la finca San Luis, cerca de las Delicias (Santa Tecla). Sorteando arboles caídos y la gruesa capa de polvo logro llegar a la carretera Comasagua-Santa Tecla, ya ahí vio varias personas que iban y venían todos con los rostros sombríos sólo esperando encontrar a sus familiares quizá golpeados pero vivos.
El se encamino hacia abajo, hacia la finca San Luis. Camino a la finca fue haciéndose una idea de la magnitud del terremoto, desde su posición podía ver las grandes nubes de polvo que se levantaban sobre Santa Tecla (todo un mal presagio), el Boqueron también parecía neblinado por la "polvazon".
Mientras mas se acercaba le invadió un miedo y su cuerpo se tensó. llego a un alud enorme y muchas personas estaban llegando ahí desde diversos puntos.
Encontró a su hijo mayor.
- ¿Que haces acá hijo? - pregunto casi de forma retórica.
- Mama estaba cortando allá abajo. - respondió escuetamente

Sin decir más comenzaron su descenso junto a varios mas. caminar por el alud se hizo difícil pero el coraje humano hace que las empresas mas duras tengan alguna salida.
La muchedumbre que había abajo era un frenesí de actividad, el mandador de la finca y algunos trabajadores pala en mano cavaban al azar buscando a los cortadores.
Una cuadrilla completa se había perdido, una cuadrilla esta integrada por 30 personas el problema que en las cortas cada "apuntado" se lleva entre uno a dos personas para que le ayuden, había por lo menos 60 personas sepultadas y algunos hablaban de 100 o mas.
De repente Adán Perez encontraron a Daniel, uno de los niños que andaba con Claudia, su mujer. Lo encontró sentado en un bloque de tierra, su mirada perdida, y totalmente cubierto de polvo.
- ¿Donde esta tu mamá? -

El niño no respondió, lo vio y señalo en algún punto indeterminado hacia abajo. Adán pide ayuda pero nadie le escucha, todos estaban ocupados buscando sus muertos o supervivientes. Desesperados el y su hijo mayor se lanzan al punto que creen que señaló el niño, cavan con uñas y pedazos de madera.
Empezaron a llegar gentes con hamacas amarradas a postes, empezaron a encontrar un par de cuerpos y varios se avalanzaron a ayudar para sacarlos de su entierro temporal. Habían dos niños mas supervivientes, en shock, no hablaban y procedieron a sacarlos de ahí.
Las horas pasaban y Adan con su hijo llevaban varios lugares posibles a medio excavar. No pudo más y se sentó a llorar. Su hijo mayor no desistió, ya que la juventud generalmente le cuesta mas darse por vencido, siguió la búsqueda infructuosa.

Adán decició ser practico y llevo a su hijo en shock al hospital. lo chineó y camino a Santa Tecla. La procesión de almas desesperadas hacia la ciudad era enorme.
- Papá.... mi mami murió .... - habló el niño por fin y comenzó a llorar a mares.
- No hijo... la andamos buscando - mintió él
- No papá yo vi como la llevaba de rodada la tierra -
Adán guardo silencio, ahí comprendió que nunca encontraría a Claudia. Que ella y su hija se habían ido en el alud y que la tierra las había reclamado para sí.

Muchos cuerpos quedaron ahí en las faldas de esa montaña, nunca fueron encontrados.





PD: Adán murió en 2011 de causas naturales, Daniel y Rodrigo (El hijo mayor) se acompañaron años después  y viven en Lourdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada