martes, enero 12, 2016

AMO SER DOCENTE

Hace muchos años entré al magisterio nacional. No puedo decir que cumplía uno de mis sueños porque no lo era, pero si valoré este trabajo porque sabia que era uno de los mas complicados de los que había tenido. El tratar con personas de todo temperamento es una tarea que debe hacerse con guantes de seda para evitar caer en problemas personales o peor aun en problemas legales.

Con los años he cometido cientos de errores y decenas de aciertos (muchos de estos últimos desconocidos para mi) pero en fin he aprendido a AMAR LO QUE HAGO, si así en mayúsculas.
Y la anterior frase no viene motivada por el simple decir, viene después de hacer tantos aciertos y desaciertos, de ver tanta violencia en mi país, de ver la pobreza mental que nos rodea. a pesar de todo yo creo en el humano.

Creo en la juventud pero sin ese horrible cliché: "son el futuro de la patria", creo en ellos porque son el aquí y el ahora. Creo en el humano y la juventud, en todos aquellos que en su momento pasaron por mis manos y que en algo contribuí a su formación. Creo en mis alumnos actuales y en los que vendrán ya que ellos tienen la oportunidad de sacar el mayor provecho de mis lecciones, de mis palabras y de mis torpezas.

Si lo escribimos en forma de bienaventuranza seria, bienaventurados todos mis estudiantes porque ellos heredaran la tierra. El futuro ya no me pertenece ya que en cada clase entrego (mal o bien) mis experiencias y escasos conocimientos para mis chicos sean los dueños de su propio futuro.
A pesar de los varios años que llevo en la docencia no me considero un docente, sino un trabajador de la educación, un operativo mas que espera que sus alumnos comiencen la tarea inacabada: crear una sociedad mas humana, con una convivencia mas agradable.

Si, AMO LO QUE HAGO. Y lo mejor que aprendo de mis alumnos todos los dias y asi sera hasta que deje las aulas.

Gracias muchachos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada