lunes, enero 18, 2016

parece que se nos olvida

El 16 de enero pasado cumplimos 24 años de nuestros Acuerdos de Paz.  Y para muchos de mis compatriotas pasa tan desapercibido que parecía un día como todos. 
Después de haber probado la vía de las armas para intentar conseguir algún cambio político estructural, las fuerzas beligerantes probaron a ponerse de acuerdo en el plano político, era hora de la guerra de ideas. El tiempo y las fuerzas conyunturales de la época abonaron para que ambas fuerzas buscaran esa solución, y la mayoría de salvadoreños vimos con buenos ojos el pacto entre las partes en conflicto. El problema quizá es que no nos apropiamos de que el trabajo para construir una nación no depende de las cúpulas partidarias sino de nosotros, los ciudadanos de a pie.
El proceso democrático nuestro también ha venido avanzando, a tropezones pero avanzando, pero falta lidiar de una vez por todas con ese caudillismo que hay en los partidos políticos (especialmente los dos grandes). Esa manera medieval de manejar los partidos hace que estos se vuelvan contra el pueblo no a favor de, además promueve que las cúpulas velen por sus intereses económicos no por los de las grandes mayorías.
Por otro lado se hace necesario que los que estamos en cargos público trabajemos en pos de querer hacer grande nuestro país. Paso a paso no hace falta una revolución, pero si empezar a caminar por ese sendero. Varios servidores publicos se comportan con prepotencia, trabajan con holgazanería, y de paso se olvidan totalmente que nos debemos a los impuestos de los ciudadanos. En el caso de los maestros debemos crear esos ambientes de aprendizajes donde el alumno desarrolle o al menos comience a desarrollar esas capacidades que tiene.

Muchas personas dicen que nuestro país es un caos, y quizá así lo parezca por los índices de crímenes al alza, pero se olvidan que cada quien debemos hacer nuestra parte, desde nuestra trinchera. Las maras por ejemplo son un problema producto de que varios actores de la sociedad fallamos, empezando por la familia. 
Hagamos el trabajo que nos corresponde en nuestra sociedad, hagamos patria y hagamos que el cese de fuego de hace 24 años, que las muertes de miles de compatriotas en esa guerra civil hayan valido la pena. ¡Que no se nos olvide!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada